Debido a su valor social y económico, el sector transporte se encuentra altamente regulado, tanto en su funcionamiento habitual mediante elementos como el tacógrafo, como la propia entrada al sector. Ya hemos hablado en otras ocasiones de los carnés y permisos que son requisito obligatorio para trabajar en este sector. Sin embargo, para quien quiere ir un paso más allá y crear una empresa de transporte, será necesario obtener el título de transportista. A continuación vemos qué es la competencia profesional en el transporte, quién la necesita y cómo obtenerla.

Qué es el título de transportista o competencia profesional

La competencia profesional del sector transporte, habitualmente llamada título de transportista, es un requisito necesario para que una empresa de transporte público por carretera funcione dentro de la legalidad. Así, deberá obtenerlo cualquier autónomo o gestor de empresa de transporte que realice:

  • Transporte público de mercancías en vehículos de más de 3.500 kg. Entendemos transporte público como aquel en el que la empresa transporta mercancías para otras personas, no como material propio.
  • Transporte público de viajeros en vehículos con capacidad para transportar a 9 viajeros o más.

El título de transportista en la legislación

El título de transportista, o competencia profesional para el ejercicio de las actividades de transporte público por carretera, lleva apareciendo en documentos oficiales desde el año 1999 (Orden FOM de 28 de mayo de 1999). Originalmente llamado certificado de capacitación profesional para el transporte, tenía por objetivo profesionalizar el sector. Así, se dio un paso más hacia esta profesionalización con la actualización del ROTT de 2019 (en vigor desde 2020), que endureció los requisitos para obtener la competencia profesional.

Para qué sirve sacarse el título de transportista

El título de transportista o competencia profesional tiene, principalmente, una función: poder obtener una autorización de transporte MDL, MDP, OT o VD. Esta es, a su vez, necesaria para tener una empresa de transporte público, tanto de mercancías como de viajeros.

Por tanto, el título de transportista es requisito indispensable para hacerse transportista autónomo. Por otro lado, también permite tomar el puesto de gestor de una empresa de transporte con varios empleados. Este es un puesto de responsabilidad que puede ejercer tanto el propietario de la empresa como un asalariado. Por último, también es requisito para ser intermediario u operador de transporte.

Cómo sacarse el título de transportista

En líneas generales, para obtener el título de transportista hay que presentarse a un examen convocado por las comunidades autónomas. Al tratarse de un examen oficial, es necesario presentar una solicitud en la que se incluyan comprobantes del cumplimiento de los requisitos previos.

Las comunidades autónomas están obligadas a convocar al menos un examen al año, aunque habitualmente convocan dos. La convocatoria se publica en los Boletines Oficiales de cada comunidad con, al menos, un mes de antelación de la primera parte de la prueba.

Requisitos previos

Además de requisitos burocráticos para figurar en las listas de examen (presentación de formulario de solicitud, residencia demostrable en la comunidad en la que se presenta, pago de tasas de derecho de examen), existe desde 2020 un requisito adicional de nivel de estudios. Así, es necesario tener, como mínimo, el título de bachiller o equivalente. Así, para obtener el título de transportista habrá que tener cualquiera de estos niveles de estudios:

  • Bachillerato, en cualquiera de sus ramas.
  • Título de BUP (plan antiguo).
  • Formación Profesional de Grado Medio o Superior, sin importar la profesión.
  • FP-II (plan antiguo).
  • Títulos de nivel superior a cualquiera de los aquí vistos: grado universitario, postgrado, etc.

Cursos para obtener el título de transportista

Si bien existe una amplia oferta de cursos para obtener el título de transportista, no es necesario realizar ninguno para obtener la competencia profesional. No existe un curso oficial u obligatorio previo al examen oficial convocado por las comunidades autónomas. Sin embargo, los contenidos que entran en este examen son amplios y de muy diversas materias, por lo que apoyarse en un curso preparatorio es una opción interesante.

El temario a estudiar se publica en la convocatoria de examen, y se compone de los siguientes bloques:

  1. Elementos de Derecho Privado
  2. El transportista como empresario mercantil
  3. Derecho social
  4. Derecho fiscal
  5. Gestión comercial y financiera de la empresa
  6. Acceso al mercado
  7. Normas de explotación y técnicas
  8. Seguridad en carretera

En los cursos preparatorios facilitan este temario. Además, también puede encontrarse a través de asociaciones del sector.

Examen

Ya que el título de transportista es necesario tanto para transporte de viajeros como de mercancías, existen realmente dos posibles exámenes. El interés por uno u otro deberá indicarse en el formulario de solicitud. Por otro lado, y si bien el temario es, a grandes rasgos, el mismo, cada rama tiene detalles específicos de la actividad que habrá que tener en cuenta durante el estudio.

El examen para obtener el título de transportista estará compuesto por dos partes:

  • La primera prueba consiste en un test con 100 preguntas, todas ellas con 4 posibles respuestas. Las respuestas erróneas restarán puntuación.
  • En cuanto a la segunda prueba, se compone de 6 supuestos prácticos. Estos pueden referirse a cualquiera de los bloques de temario exigidos para las pruebas, e incluso combinarlos. Buscan plantear situaciones reales a las que puede enfrentarse un gestor de transporte.

Para aprobar el examen será necesario sacar un mínimo de 2 puntos en el bloque de test y por lo menos 3 puntos en los supuestos prácticos. Asimismo, la suma de las puntuaciones de los dos bloques deberá ser igual o superior a 6 puntos.

Servicio TADIG para el transportista

Una vez superado esta prueba y obtenido la competencia profesional, . Ya sea transportista autónomo o gestor de transporte en una empresa mediana o grande, las obligaciones del capacitado no han hecho más que empezar a crecer. Para atender sus necesidades, y en especial las referidas al tacógrafo, ofrecemos el Servicio TADIG para empresas y autónomos para aprovechar al máximo la información del tacógrafo digital.

Servicios del tacógrafo digital
TADIG ofrece servicios de análisis del tacógrafo digital, además de custodia durante el periodo legal exigible, a empresas y autónomos.Nuestros servicios incluyen:

  • Lectura automática de ficheros del tacógrafo digital
  • Guarda y custodia de datos del tacógrafo
  • Registro de jornada para chóferes
  • Alerta de faltas cometidas
  • Informes personalizables
  • Renovación de tarjetas
  • Apoyo administrativo

Y además:

  • Localización GPS
  • Gestión de flotas
  • Herramientas de descarga manual y descarga remota, en función de las necesidades del cliente

Póngase en contacto con nosotros para ver una demostración del servicio, o pida un presupuesto ajustado a sus necesidades.

Deja una respuesta

Los comentarios están abiertos a todos nuestros lectores, siempre y cuando cumplan nuestra política de comentarios.
 
Este no es un formulario de contacto, las solicitudes de tipo comercial hechas por esta vía no serán respondidas.
 
Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios. Su dirección de correo no será publicada.